Agencia inmobiliaria ‘online’ o tradicional: ¿cuál es más conveniente?

Agencia inmobiliaria ‘online’ o tradicional: ¿cuál es más conveniente?

El mercado inmobiliario está cambiando. Desde 2016 hasta la fecha, han ido naciendo otros actores que plantean nuevas formas de vender un piso. Las agencias online son un ejemplo de ello. Pero entonces cabe preguntarse: ¿qué tipo de inmobiliaria es mejor, una online o una tradicional? Desde el comparador financiero HelpMyCash.com aseguran que no existe una mejor que otra, sino que cada propietario debe buscar aquella inmobiliaria que mejor se adapte a sus necesidades.

Las agencias inmobiliarias online proponen un nuevo método para vender un piso, donde los propietarios participan en algunas instancias de la venta. Pero, a cambio, pueden ahorrar una gran parte de la comisión inmobiliaria.

«En HelpMyCash hemos investigado las diferentes ofertas del mercado y nos hemos encontrado con que, en determinados casos, las tarifas más contratadas de las inmobiliarias online son hasta un 50% más baratas que las agencias tradicionales», señalan desde el comparador. Por tanto, este tipo de inmobiliarias pueden ser una solución interesante para quienes quieren ahorrar dinero en comisiones. «Sin embargo, es importante tener en cuenta que en estos casos el propietario debe participar activamente en la venta, principalmente, realizando las visitas y gestionando alguna documentación, como puede ser el certificado energético o la cédula de habitabilidad (si esta fuera necesaria en la comunidad donde se encuentra la vivienda)», explican las mismas fuentes.

A su vez, debe contemplarse que las inmobiliarias digitales ofrecen atención online, es decir, a través del teléfono, WhatsApp o correo electrónico. Por tanto, «serán una buena opción para quienes quieran ahorrar dinero en honorarios, estén dispuestos a participar en la venta y se sientan cómodos con la atención online», afirman desde el comparador.

Teniendo en cuenta este modelo de negocio, puede deducirse que las inmobiliarias online no serán la opción más adecuada para un vendedor que prefiere que la agencia se encargue de todos los trámites, incluidas las visitas y la gestión de los documentos, aunque esto implique pagar una comisión más alta. Incluso, si un propietario no tiene un perfil digital, será más conveniente que trabaje con una agencia tradicional.

«Las agencias de barrio tienen la ventaja de contar con oficinas a pie de calle donde los propietarios pueden acercarse a resolver sus dudas. Por eso, si el vendedor no está acostumbrado a la comunicación digital, se sentirá más cómodo trabajando con una agencia de toda la vida», apuntan en HelpMyCash.

En definitiva, el hecho de que exista una oferta inmobiliaria más variada permite que los propietarios contraten sólo a aquellas que mejor se adapten a sus necesidades. «Hasta ahora, los vendedores se conformaban con las condiciones que establecen las agencias tradicionales que, en general, cobran comisiones más altas. Pero con el nacimiento de estos nuevos actores, tienen más opciones para elegir», concluyen desde el comparador.

Conforme a los criterios de

The Trust Project

Saber más